jueves, 19 de febrero de 2009

EL TRAUMÁTICO PASO DEL CARRETE FRONTAL AL CARRETE ROTATIVO



Si como la mayoría de los pescadores tú aprendiste a pescar con el carrete frontal, cuando te hablan de los carretes rotativos lo primero que te viene a la mente son las famosas "pelucas" (enredos del nylon sin solución).

Y como es natural, enseguida te preguntas ¿y para qué voy a cambiar mi forma de pescar, si hasta se lanza más lejos con carrete frontal?. ¿Para qué voy a perder mi escaso tiempo de pesca en aprender algo que no sé si va ser exitoso?

Bueno, son los mismos cuestionamientos que me hice cuando me decidí a intentarlo en forma seria.

Sucede que hace más de 20 años me regalé un carrete rotativo Abu Ambassadeur 6500 A, y lo usé solamente al trolling, y en ríos. Una vez intenté usarlo en el mar, pero "alguien" me dijo que era muy chico para ese tipo de pesca (y en realidad me parecía como chico). No obstante, el porfiado esperé a estar solo en la playa y me mandé una lanzada que todavía estoy tratando de desarmar la peluca.

Esa traumática ocasión me desmotivó, y aquel lindo carrete quedó guardado en algún rincón de mi casa, pero también quedó archivado en el baúl de los deseos no satisfechos. Por último, mi posterior incursión en la pesca con mosca lo dejó casi olvidado.



Cuando por motivos de trabajo me trasladé a Vallenar, armé nuevamente el equipo de pesca para mar y recordé aquel traumático episodio. Si bien pregunté a algunos amigos como usar el carrete rotativo, sentí como que no me contaban la película completa. En Internet, por otro lado, los más fanáticos de los carretes rotativos reconocían una merma de hasta un 15% en la distancia de lanzamiento y hasta recomendaban sacar el devanador(ordenador del hilo).

Ante tanto inconveniente, empecé a pescar con un carrete frontal marca Quantum, con capacidad para 260 metros de 0.35 mm. Y como tuve buenos resultados, no me preocupé de intentar con el Ambassadeur 6500, aunque siempre viajaba conmigo.

En Marzo de 2008, mi amigo Waldemar me dio unos consejos bien didácticos para iniciarse en la pesca con carrete rotativo, pero no fue hasta el mes de Noviembre que, aprovechando un día de pesca malo, me decidí a intentarlo. Y no tiré hacia la playa (consejo para los principiantes), sino que tiré directamente al mar, como si estuviera pescando. No niego que hice más de algún enredo, pero nada que no pudiera resolver rápidamente.

Los consejos, algunos de los cuales se indican en el catálogo del carrete, son los siguientes :

a) Calibrar el freno del eje de la bobina (3) de la siguiente manera: armar la caña con el aparejo de pesca, incluido el plomo. Tomar la caña y darle un toque con la muñeca, con lo que se producirá un descenso del plomo. Si el descenso es del orden de 10 cm, el freno estará bien. Si desciende mucho, apretar un poco el freno. Si desciende poco, soltar un poco el freno.

b) Con el freno del eje de la bobina así regulado, presionar el gatillo (2), que soltará la bobina (1). Intentar un lanzamiento desde atrás, manteniendo el dedo pulgar sobre el nylon. Dar impulso a la caña desde atrás y soltar el pulgar cuando el plomo toque el agua.

c) Una buena práctica irá mejorando el lanzamiento, y se podrán intentar otras técnicas, como el lanzamiento con golpe (o latigazo), o el lanzamiento lateral. Cuando se incorporen acciones dinámicas adicionales como las indicadas, se deberá ir ajustando el freno de acuerdo con los resultados.
d) Preocuparse también de regular el freno del carrete (4), de tal manera que al tirar del nylon, este no se corte.


Ventajas de la pesca con carrete rotativo
a) La recogida es menos cansadora que con un carrete frontal, y se siente mejor la traslación del aparejo, el contacto con el fondo, y por supuesto, las picadas.
b) El enganche y posterior lucha del pez se siente en forma directa, ya que el pez saca el nylon en el mismo sentido que se enrrolla, a diferencia del carrete frontal, en que el pez saca linea en forma perpendicular al sentido en que se enrolla.
c) Con un poco de costumbre, el lanzamiento pasará a ser casi natural, aunque al principio existirán unos pocos enredos.
Mi primera pesca de mar con carrete rotativo
Fue un día Sábado del mes de Noviembre, en que a pesar de la infructuosa salida de pesca a Caleta Totoral, entre Huasco y Caldera, me sentí lanzando bien y sin enredos. Por lo malo del mar, decidí ir a Quebrada Honda (unos 5 Km al Norte de Carrizal Bajo), a intentar en las rocas del sector Sur de la pequeña bahía.


Eran casi las 12 horas cuando bajé el pequeño acantilado y me instalé sobre las rocas. Previamente había cambiado la armada, poniendo un plomo de 30 gramos y el anzuelo al final. Un pejerrey mediano, y un anzuelo Mustad #7 completaban la armada.

En busca del lenguado, comencé lanzando en forma paralela a la playa, en sectores claros que evidenciaban la presencia de arena en el fondo. Había que recoger rápido para no enredarse en el fondo de algas y más de alguna roca en el camino.

Varias veces me había topado con algún huiro, pero en la tercera recogida sentí claramente el golpe y no tuve necesidad de esperar. El pez comenzó la lucha en forma inmediata. Y por lo que sentía en la línea, pensé que era más grande. Es lo que pasa con lo carretes rotativos, sientes que pescaste un tiburón.


El lenguado era de color café oscuro, supongo para mimetizarse con el color de las algas, y midió 42 cm. Lo notable es que en la lucha por liberarse del anzuelo, botó un pez medio digerido que al principio pensé era un jurelillo de unos 15 cm. Debe ser la escasez de pejerreyes pensé, pero al examinarlo mejor me llevé la sorpresa que era ¡¡una sierra!!



Poco rato después, saqué otro lenguado, al cual vi seguir la carnada y recogí hasta perderlo de vista. Pensé que no había caído en el engaño, pero unos segundos después sentí la enganchada. Este midió 35 cm, por lo que preferí devolverlo al agua.

Desde ese momento, no he vuelto a pescar con un carrete frontal.
Aunque es mi experiencia personal, creo que el aumento de sensibilidad fue fundamental para haber cambiado definitivamente mi forma de pescar.

Se que hay pescadores que utilizan los dos tipos de carretes, dependiendo si pescan con carnada, o si pescan con señuelo.

Yo, con el carrete rotativo......quedé envenenado.....

Jorge Thomas
Editor

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias por compartir tu experiencia, me ha sido muy util, mañana probare por primera vez un carrete rotativo que adquirí, ojala no se me forme la peluca o galleta (como he leido que algunos le llaman)