lunes, 24 de agosto de 2009

LA FASCINANTE EXPERIENCIA DE PESCAR UN LENGUADO CON MOSCA



Lenguado pescado con mosca. Fotografía Claudio Espinosa
En artículos anteriores di a conocer mi experiencia como pescador de mosca y la idea de su aplicación a las especies de mar.

No parecía muy difícil transplantar las técnicas de la pesca de truchas a otras especies como el lenguado o la corvina. No obstante, debo reconocer que estaba equivocado y parto por explicar las diferencias del entorno.

Efectivamente, a diferencia de la mayoría de los ríos que se pescan con mosca, que están encajonados, circundados de cerros, o de cortinas de árboles que protegen del viento, el mar se presenta sin obstáculos ante éste. En consecuencia, el pescador con mosca se enfrenta a un obstáculo inmediato: vencer la resistencia que provoca el viento al casteo, teniendo en cuenta además que las moscas son notoriamente más grandes y pesadas.

Por otro lado, normalmente la corriente viene hacia el pescador, por lo que la línea tiende a devolverse rápidamente.

Y en tercer término, está la línea que al ser sacada del carrete cae y se enreda en los pies producto de las olas, impidiendo un buen casteo, o una buena recogida.

En este punto, me parece necesario puntualizar que este artículo se refiere a la pesca desde la orilla, y no embarcado, ya que desde un bote el pescador puede neutralizar varios de estos obstáculos.

En la zona de Huasco, los vientos dominan durante el invierno y parte de la primavera, por lo que se me ha hecho difícil probar mi teoría.

En internet, se puede recoger experiencia de pesca del lenguado con mosca en Argentina, pero dicha pesca se reduce a lagunas mixtas (o marismas como se llaman en Chile), o en rías, que por efectos topográficos muy especiales son verdaderos ríos de agua salada, corriendo hacia un lado con la bajamar y hacia el lado contrario en la pleamar. En estos casos, los equipos mosqueros pueden ser los utilizados para trucha, con líneas hasta T200.

Pero verse enfrentado a las costas abiertas de nuestro Chile, es un desafío mayor.

En mi desesperación por obtener antecedentes válidos en Chile, di con mi amigo Sebastián Riedl, que ha desarrollado toda una tecnología, tanto de líneas como de moscas y que me dio las fuerzas para continuar en el tema y finalmente tener éxito.

Es esta experiencia la que comparto ahora con lo lectores del ciberespacio.


MOSCAS

Hace mucho tiempo que venía haciendo moscas para mar (ver artículos anteriores de Pesca con mosca en el Mar) y le pedí la opinión a Sebastián, quien las encontró apropiadas con la salvedad que por la forma de picar del lenguado, era necesario utilizar un anzuelo en tandem, o moscas tipo "tube flies", con el anzuelo atrás.

Para partir, hay que pensar en materiales como los que se utilizan en los patrones tradicionales denominados "Deceiver", o en aquellos con abundancia de pelos de ciervo, plumas de "saddle hackle" y materiales sintéticos como el Fish Hair, Ultra Hair, y el Flashabou.

Mis moscas las estoy atando de tal manera que tengan un largo total del orden de 12 cm, similar a lo que mide un pejerrey de aquellos que se utilizan como carnada.

El anzuelo tandem lo construí con el anzuelo de atrás invertido, unido al anzuelo principal con un nylon 0.60 mm, aprovechándolo para formar el cuerpo de la mosca. Unos grandes ojos y una cubierta de resina, o de barniz de uñas incoloro, completan la cabeza. Y que mejor que una buena imagen para entender el concepto ...


Mosca utilizada para el lenguado con anzuelo en tandem. Atado y fotografía Jorge Thomas

Los patrones de mar están evolucionando de acuerdo con la aparición en el mercado de materiales cada vez más versátiles. En todo caso, yo partí con una idea propia, que asemeja un pejerrey, pero hay que probar con moscas que se asemejen a sardinas, o incluso probar con colores fuertes y otros materiales.

CARRETE

El carrete debe ser robusto, con un buen freno regulable y de una capacidad adecuada para almacenar como mínimo 100 metros de "backing" más la respectiva línea, del orden de 100' de longitud. Hay que pensar que se utilizará línea #9 o #10.


CAÑA

La caña deberá ser apropiada para castear una línea #9 a 10, y preferentemente de acción rápida. Yo utilizo una caña Redington #9, de acción media-rápida y de 8'.7/8 de largo.


LINEAS

Dejo este tema para el final de la parte técnica, ya que no lo tengo totalmente resuelto. Por el momento, estoy utilizando una línea Floating, SAGE Equator #10, a la cual le incorporo un braided leader sinking de 6', que alguna vez utilicé en la pesca con mosca de río, con lo cual logro hundir la punta de la línea, para trabajar a media agua.

No obstante lo anterior, la solución para explorar el agua en un amplio espectro es utilizar varios "Shooting Heads", a lo menos uno floating, un intermedio y un fast sinking. Detrás del Shooting Head se incorpora un monofilamento denominado Amnesia, con capacidad para 30 lbs y detrás de éste, el backing.

El Shooting Head se une a la Amnesia mediante un loop. Delante del shooting se debe colocar un leader, que para este tipo de pesca puede ser un monofilamento de 0.40 mm.

Como los Shooting Heads son intercambiables fácilmente, se pueden explorar diferentes profundidades de agua en forma simple y efectiva.

Por último, esta disposición permite lanzamientos de mayor distancia, ya que los Shooting Heads tienen el peso concentrado en la punta y miden solamente 30' de largo.

Ya he encargado los Shooting Heads y estoy expectante para ver como mejora la pesca armando la línea con estos elementos.




EL STRIPPING BASKET

Un importante adminículo para evitar el enredo de la línea en los pies es el stripping basket que no es más que un recipiente plástico que se amarra con un cinturón y que permite almacenar la línea en éste, optimizando el casteo. Puede hacerse en forma artesanal ya sea con un bidón de 20 lts partido por la mitad, o bien una caja plástica de volumen similar.

DONDE PESCAR

Para poder pescar un lenguado con mosca, hay que saber detectar donde se encuentran éstos en la playa :

En los escalones que se forman al reventar la ola; en los pozones y en los pozos de orilla. En los bordes de la playa intentar desde las rocas, colocando la mosca en los lugares en que se vea fondo de arena. En los sectores de playa con grandes manchones de huiro, también intentar en los bordes limpios: puede haber un lenguado al acecho.

Borde rocoso medianamente profundo, con abundancia de huiros y fondo de arena.
Ideal para el lenguado. Fotografía Jorge Thomas

La recogida debe ser similar a la de streamers de ríos, a tirones espaciados y sin perder la tensión de la línea.

LA AVENTURA DE PESCA

El Sábado 21 de Agosto de 2009, como el mar todavía seguía malo en Huasco, partimos con Claudio Espinosa rumbo a Carrizal Bajo, más con la intención de ensayar el casteo y la recogida de la línea, que con el afán de pescar algo. Y sucedió que no pasó nada ni en la playa, ni en las rocas, y ya estaba a punto de tirar la esponja.

Y sucede que estando en las rocas, a la vista de todo el mundo ya que el camino bordea la playa, algunos lugareños miraban extrañados al pescador que se paseaba con un canasto en la cintura. Y fue de un auto que se bajaron dos personas extrañadas al ver semejante atrevido tratando de pescar con mosca en el mar.

Y uno de ellos resultó ser Mauricio Portilla, entusiasta pescador de la zona quien manifestó su interés por el tema y como iba rumbo a Pajonales me invitó a seguir más al Norte. Dicho y hecho; partimos al Norte y después de pasarnos, porque no hay letrero, nos metimos por un camino lleno de curvas y por el que no se divisaban señales de vida.

4 Km después vimos la playa, y la singular Caleta Pajonales. En menos de un segundo estaba en la playa que si bien normalmente es quieta, hacía notar la pleamar, acentuada por el mar revuelto y correntoso.

Estuve intentando en la playa sin éxito debido a las fuertes olas, por lo que seguí el consejo de Mauricio de pescar en el borde en un sector de rocas y fondo de huiros con manchones de arena. Un curioso niño se me pegó de inmediato, dificultando un poco más el casteo.

Los huiros que flotaban a destajo me hacían sentir falsas picadas, y el viento aunque a favor, no me dejaba colocar la línea en una "isla" de arena entre los huiros. Más de 15 minutos de casteo sin resultados me obligó a correrme más hacia la playa, donde repetí la operación casteando hacia una "isla" más amplia, ahora lograba llegar donde quería y acompañado de 3 niños, que miraban extrañados.
Y fue después de una "picada" de huiro, que sentí que un lenguado tomaba violentamente la mosca y trataba de llevarse al fondo su botín.
Después fue una lucha violenta, en la que sentía perfectamente como el lenguado se retorcía y después arrancaba hacia adentro y al fondo. Cuando aflojaba, aprovechaba para recoger línea y cuando volvía a la carga, le daba línea, siempre manteniéndola tensa.

Y después de varios intentos fallidos de acercarlo a la orilla, ayudado por las pequeñas olas, finalmente pude tomarlo. Era un bonito lenguado, de 50 cm de largo y de 2 Kg de peso.
Corroborando el éxito de la mosca, venía enganchado de la mandíbula superior, en el anzuelo invertido.


Detalle en que se aprecia la mosca utilizada.


El Editor con un bonito ejemplar sacado con mosca. Fotografía Claudio Espinosa
Al levantar el lenguado para sacarle la mosca, un vecino de la caleta ... me aplaudió ...
Satisfacción doble, porque saqué un lenguado con mosca pero también porque el diseño de mosca resultó.
Seguiré probando con otros patrones de mosca propios y después voy por las corvinas .... una tarea mayor...
Un día redondo, ¿que más se puede pedir?, sobretodo que unos minutos después se desató un ventarrón de aquellos, como si se estuviera aguantando ...

Jorge Thomas
Editor
Claudio Espinosa
Fotografías

2 comentarios:

Marrito dijo...

Muy bueno e interesante, felicitaciones


Mario Pardo H.

TIO MOSCA dijo...

He seguido al pie de la letra tus indicaciones basadas en tu experiencia, confeccione un strippin basket, lo he probado en estas vacaciones en Pichilemu y todo funciona a la perfección, gracias por compartir tu receta empirica.